Claves para entender el mantenimiento por kilometraje de un vehículo


Todo conductor sabe que cuando un vehículo alcanza un determinado kilometraje, debe llevar su carro a revisar a un concesionario, taller o lugar autorizado para que le realicen ciertos chequeos. El problema es que muchos lo olvidan, exponiéndose a ellos mismos y a los demás agentes de la vía a sufrir un accidente de tránsito por causa de una falla mecánica o a pagar altas sumas de dinero por arreglar piezas que pudieron cambiarse con antelación.

Y es que con el andar de un vehículo llega inevitablemente el desgaste de sus partes: llantas, frenos, motor y otros van perdiendo calidad y efectividad con el paso del tiempo. El objetivo entonces del llamado Mantenimiento por Kilometraje es evitar daños mayores por causa del desgaste realizando una revisión preventiva cada día o revisando cada cierto tiempo todos aquellos elementos que componen la seguridad activa y pasiva del vehículo, entre ellos el sistema de frenos, sistema de refrigeración, sistema eléctrico, suspensión, y llantas.

Para que realices tu mantenimiento vehicular por kilometraje te recomendamos el Centro de Servicio Automotriz Puntocar el cual ofrece atención personalizada, las mejores marcas de repuestos y un servicio de primera calidad. Este mantenimiento se realiza comúnmente a los 5, 10, 20, 30, 40, 50 y 100 mil kilómetros y se debe realizar de la siguiente manera:

A los 5000 kilómetros se deben chequear los siguientes sistemas de un vehículo:

• Cambiar el aceite de motor, el filtro de aire y el filtro de aceite (esta debe hacerse en cada revisión).
• Revisar la presión inflado de llantas y el desgaste de la banda de rodamiento (esta debe hacerse en cada revisión).
• Chequear la tensión del embrague y las correas de motor.
• Realizar inspección de las luces e indicadores de tablero y de velocidad marcha mínima.
• Completar el nivel de líquidos de los diferentes sistemas del carro (frenos, agua de batería, caja de velocidades, etc.).

Es importante tener en cuenta que el nivel del líquido de frenos no debe bajar de su máximo y de su mínimo, ya que esto implicaría que hay una fuga y/o que las pastas de los frenos están desgastadas. El problema de completar el nivel depósito del fluido de los frenos es que no sabríamos el desgaste de las pastas de frenos y contaminamos el nuevo líquido de frenos y cuando se realicen las reparaciones necesarias el líquido puede “rebosar” y al salir del recipiente puede dañar las mangueras o manchar la pintura del carro, así mismo haber corrosión en las partes metálicas del chasis y de suspensión.

A los 10 mil kilómetros se revisa:

• Luces e indicadores de tablero, velocidad marcha mínima, sistema eléctrico en general (incluye funcionamiento alternador y arranque), fugas de aceite, estado de articulaciones, rótulas y guardapolvos, sistema de admisión, tuberías y mangueras de motor.
• Completar el nivel de líquidos: frenos, agua de batería, hidráulico, diferencial y caja de velocidades.
• Alineación y balanceo.
• Lavado del vehículo, motor y aspirada. • Rotar las ruedas (este debe hacerse en cada mantenimiento). La recomendación es que la rotación vaya como complemento de la alineación y el balanceo que debe hacerse cada 10 mil kilómetros o cada 6 meses.
• Revisar las luces del vehículo.
• Verificar el estado del sistema eléctrico en general (incluye funcionamiento del alternador y del arranque), fugas de aceite, estado de articulaciones, rótulas y guardapolvos, sistema de admisión, tuberías y mangueras. Repetir esta revisión a los 20, 30 mil y 100 mil kilómetros. • Realizar de nuevo alineación y balanceo.

A los 20 mil kilómetros:

• Luces e indicadores de tablero, velocidad marcha mínima, sistema eléctrico en general (incluye funcionamiento alternador y arranque).
• Fugas de aceite.
• Estado de articulaciones, rótulas y guardapolvos, sistema de admisión.
• Estado soportes de motor y soporte sistema de escape, tuberías y mangueras de motor y estado de bandas y tensión de frenos.
• Importante realizar el engrase de rodamientos de ruedas traseras.
• Completar el nivel de líquidos: frenos, agua de batería, hidráulico, diferencial y caja de velocidades.
• El estado del sistema eléctrico.
• Completar el nivel de líquidos.

A los 30 mil kilómetros:

• Cambio del aceite de motor, filtro de aire, filtro de aceite, filtro de combustible, pastillas de frenos, aceite de dirección, aceite de transmisión, aceite de caja de velocidades y bandas traseras.
• Calibrar la presión de inflado de las llantas y el desgaste (profundidad), freno de emergencia y pedal de freno.
• Tensión embrague y correas de motor (A/A, Alternador y dirección, ventilador).
• Rotación de las ruedas.
• Revisar las pastillas de frenos y el aceite de dirección, de la transmisión y de la caja de velocidades.
• Verificar la tensión y eficacia del freno de estacionamiento o de parqueo.
• Revisar el freno de estacionamiento o de parqueo y el pedal de freno.
• Realizar alineación sencilla con dos balanceos o alineación doble con dos balanceos.
• Engrasar los rodamientos de las ruedas traseras (repetir este procedimiento a los 50 y a los 100 mil kilómetros recorridos).

A los 40 mil kilómetros es recomendable hacer los siguientes chequeos:

• Cambio aceite de motor, filtro de aire, filtro de aceite, filtro de combustible, pastillas de frenos, liquido de embrague y frenos, bujías de encendido, cables de alta, correas (alternador, A/A, dirección, ventilador) correas de distribución y refrigerante radiador.
• Calibrar presión inflado de llantas y el desgaste (profundidad).
• Tensión embrague y correas de motor (A/A, Alternador y dirección, ventilador).
• Rotación de las ruedas.
• Inspección luces e indicadores de tablero, velocidad marcha mínima, sistema eléctrico en general (incluye funcionamiento alternador y arranque), fugas de aceite, estado de articulaciones, rótulas y guardapolvos, sistema de admisión, estado soporte de motor y soporte sistema de escape, tuberías y mangueras de motor, estado de bandas y tensión de frenos.
• Realizar alineación sencilla con dos balanceos o alineación doble con dos balanceos.
• Realizar la sincronización del motor sea de inyección o de carburador. • Hacer el ajuste de la suspensión.
• Realizar el mantenimiento, limpieza y sondeo de radiador (no se recomienda si se hace cambio de refrigerantes).

A los 50 mil kilómetros se deben chequear los siguientes sistemas:

• Cambio de a aceite de motor, filtro de aire, filtro de aceite, filtro de combustible, pastillas de frenos, líquido de embrague y frenos, bujías de encendido, refrigerante radiador, aceite de dirección, aceite de transmisión, aceite de caja de velocidades, bandas traseras.
• Calibrar presión inflado de llantas y el desgaste (profundidad).
• Tensión embrague y correas de motor (A/A, Alternador y dirección, ventilador).
• Rotación de las ruedas.
• Inspección luces e indicadores de tablero, velocidad marcha mínima, sistema eléctrico en general (incluye funcionamiento alternador y arranque), fugas de aceite, estado de articulaciones, rótulas y guardapolvos, sistema de admisión, estado soporte de motor y soporte sistema de escape, tuberías y mangueras de motor.
• Alineación sencilla con dos balanceos o alineación doble con dos balanceos.
• Sincronización motor de inyección o de carburador.
• Ajuste de la suspensión.

Finalmente, a los 100 mil kilómetros se debe realizar un último mantenimiento preventivo. Se deben revisar los siguientes sistemas:

• Realizar alineación sencilla con dos balanceos o alineación doble con dos balanceos.
• Hacer la sincronización motor de 4 cilindros de inyección o de carburador.
• Hacer un último ajuste de la suspensión.
• Cambio de pastillas de frenos, líquido de embrague y frenos, bujías de encendido, cables de alta, correas, líquido refrigerante, radiador, aceite y todos los cambios que el vehículo requiera.
• Cuando el vehículo supere los 100 mil kilómetros o presente fallas, es mejor realizarle chequeos para comprobar la eficiencia de cada una de sus partes. Consulta con un experto si necesitas asesoría extra con el tema.

Recuerda, para realizar el mejor mantenimiento vehicular donde podrás recibir una calidad de servicio con tecnología de punta y atención personalizada visita Puntocar, y mantén tu auto a punto.

Tomado de: Sura

¡Sea el primero en calificar!


Añadir a Favoritos

16 mar. 2017


Por Motorio
Publicidad